La Asociación en Bogotá

cabecera-1

La Asociación por la Calidad y Cultura Democráticas participa en el encuentro #Democratic Laboratorio de Innovación Política en Bogotá

De la mano del Instituto Holandés para la Democracia Multipartidista, la Asociación Calidad y Cultura Democráticas ha presentado su propuesta práctica para la regeneración de la actividad política ante representantes de organizaciones de la sociedad civil y partidos políticos colombianos.

Laboratorio DemocraTIC es un espacio para la difusión y creación de instrumentos que impulsan la innovación y modernización en el interior de los partidos. Durante el arranque de las jornadas, bajo un coloquio titulado “La revolución política en el Siglo XXI”, la ACCD presentó las razones y las motivaciones por las que se hace urgente la introducción de mejoras en los procesos organizativos de los partidos que permitan crear una atmósfera en su interior apta para la innovación, mejorar su funcionamiento y ampliar la democracia interna, recoger y procesar grandes volúmenes de información y analizar situaciones complejas, desarrollar redes colaborativas para impulsar iniciativas, plataformas programáticas y propuestas de política, e incrementar los niveles de transparencia y rendición de cuentas.

La primera versión DemocraTic se llevó a cabo los días 19 de octubre y 2 de noviembre de 2017, con la participación de miembros de todos los partidos políticos colombianos, quienes participan en un proceso colectivo de ideación–comprensión–creación que permite el desarrollo de herramientas digitales de utilidad y valor para sus partidos y movimientos políticos.

En este proceso también participó el Ministerio de las TIC de Colombia, Seamos Democracia Digital y Podemos como organizaciones expertas en estrategias digitales. Además, se contó con un Open Show Room de aplicaciones que promueven nuevas formas de organización partidista.

Sofía de Roa – Investigadora de la Asociación por la Calidad y Cultura Democráticas

Cataluña, padres, hijos y ‘todismos’

Captura de pantalla 2017-10-24 a las 11.58.33

Nadie queda inmune al conflicto catalán. Nos salpica a todos, nos llega a irritar a todos, sea cual sea la posición que adoptemos. Porque son muchos hilos los que van entretejidos y apareciendo a resultas de todo este “procés”.

Uno de ellos es más de carácter sociológico que político: el contexto en el que se produce la rebelión independentista se presenta como una forma de la “revolución de lo ligero”. Así lo señalan Ignacio Gomá y Elisa de la Nuez en “La caja de herramientas del art 155 CE”

Una revolución que -interpretan Gomá y de la Nuez- es propia de la sociedad actual, de “lo efímero o líquido” (citando al filósofo francés Gilles Lipovetsky), y que nos describen como sociedad en donde “la imposición, el castigo, el monólogo jerárquico, la estructura sólida dan paso a la negociación, el diálogo, la relación transversal, la solución pacífica, adecuada a todas las necesidades, evitando soluciones tipo ganadores-perdedores”.

Con ello, los autores exponen, a la hora de abordar la cuestión catalana, la contraposición de posturas entre “el modelo de padre conservador y estricto al del progresista, protector y permisivo”.

Este interesante post en el blog de la Fundación Hay Derecho me ha inspirado las siguientes dos reflexiones.

1. Cuidado con las comparaciones

Cuidado con las comparaciones, porque el uso de unas u otras no está exento de premisas, incluso prejuicios: a mi entender, no es correcto asimilar Cataluña como una hija de España. Hijos y progenitores (o detentores de su patria potestad) tienen por su propia existencia una relación de derechos y deberes, cuya finalidad es precisamente que el menor alcance su mayoría de edad, como ser adulto plenamente independiente, capaz de valerse por sí mismo.

Pero en un Estado, las partes que lo conforman no son hijos que aspiren (como derecho-deber) a valerse por sí mismas. Son partes integrantes y configuradoras de un proyecto común. Este –el proyecto común– es el “hijo” en tanto que creación, para el cual se comprometen (a través de derechos y deberes) a su construcción. Y se adhieren leales a sus fines para la protección y el bienestar de los ciudadanos que lo conforman.

El objetivo, por tanto, no es el cada vez mayor autogobierno de las instituciones territoriales, tener más o menos poder propio (léase en sentido eufemístico el tan manido “autogobierno”), sino contribuir a esos fines de protección y bienestar de la forma que mejor se puedan llevar a cabo. A veces será con un poder más distribuido; para otros temas, con un poder más concentrado: la fórmula es dinámica y en constante evolución, como lo es la propia sociedad a la que sirven, y por ello, siempre revisable (en parámetros temporales que aconseja la prudencia política).

Pero esta revisión y adecuación no responden a que “se haya alcanzado la mayoría de edad”, sino a la necesaria evolución del contrato social que rige la organización de toda sociedad.

2. La sociedad de lo líquido o efímero

Tal como dice el hispanista Stanley G. Payne, es preciso “entender la psicología y la cultura de las épocas que se analizan”. Y en ese sentido, la cita de Lipovetsky por los autores del blog es más que acertada. Pues nos hallamos en tiempos, no ya solo de “lo líquido y efímero” sino además del “todismo” y “yoísmo”, como rezan varios anuncios publicitarios del momento actual.

Es decir, vivimos tiempos de las “utopías comodín”, en expresión de Fernando Vallespín, que parecen dejar a todos con la palabra “indignación” al alcance de la mano para cualquier momento en el que ese “todo” o “yo” no se vean plenamente satisfechos por alguna razón. Y, dado que es imposible e inviable el “elige todo” que se propugna, la escalada de “indignación” solo puede aumentar a marchas forzadas.

Así, la utopía de los “indepes” hay que entenderla, también, en ese contexto actual (no solo español) de una sociedad cada día más individualista, a la que todo “proyecto de construcción común” le deja indiferente, porque lo que le atrae realmente es ser “soberana de la república de su casa” y no tener que mezclar su identidad con nada que no sea para su perfil de Instagram o su grupo de amigos -todos bien homogéneos- de Facebook. Con ello, se ha instalado la “balcanización” social, que bien ha estudiado Cass Sunstein, como fenómeno que se consolida y acrecienta en las redes sociales.

Siendo, pues, acertado el análisis que nos proponen Gomá y de la Nuez sobre las diferentes herramientas (según fines) que encierra una aplicación del art 155 CE, creemos importante, a la hora de conformar las vías de solución del problema catalán, añadir y tomar también en consideración las dos reflexiones que acabo de exponer.

Sin duda, la relación de poder desde la perspectiva territorial es un problema complejo, un abanico que presenta varillas políticas, jurídicas, económicas y sociales. De largo y corto plazo. De antaño y actuales. Y el simplismo reduccionista (ahora denominado “posverdad”) no es la fórmula más aconsejable si queremos evitar que el problema se convierta en uno de esos problemas seculares matemáticos que siguen sin resolverse (aun a pesar de la inteligencia artificial…).

Paz de Torres

Abogada. Experta en Relaciones Internacionales

El error del mimetismo institucional

cabecera-1

¿Y ahora qué? “¿Qué hacer?”. Tal como dice Joaquim Coll, “aprender de los errores” resulta imperativo.

Errores que siempre nos acompañan, por lo que no solo debe examinarse el pasado más reciente, sino extender la mirada, para identificar los principales asuntos sobre los que rectificar. De lo contrario, volveremos a esta situación antes o después, al seguir haciendo siempre lo mismo.

Dice Joaquim Coll que “…sería insensato no construir un potente contrapeso (mediático, cultural, económico, asociativo) a la influencia del infatigable nacionalismo, que rápidamente escribirá un relato heroico de su derrota”.

Consciente o inconscientemente, está hablando de reconstruir y desarrollar instituciones que velen por las finalidades comunes que queremos que nos definan. Pero resulta poco explicable que no se distingan los canales y vías de institucionalización, propias y compartidas, cuando la ciudadanía quiere desarrollar un proyecto común.

Para ello, creo que es importante abundar en estas dos cuestiones:

1. TRES CATEGORÍAS

La necesidad de distinguir y conjugar tres categorías: instituciones, organismos y personas. Las tres son necesarias para organizar nuestra vida en común (polity) y formular nuestros objetivos de progreso, libertad y equidad.

Nuestras reglas de juego, de convivencia, formales e informales, como son las instituciones políticas, económicas y sociales, se dotan de organizaciones (organismos), como medio para velar por las finalidades de las instituciones. Y son las personas que operan en estos organismos quienes a la postre aseguran la consecución de los objetivos establecidos.

2. MIMETISMO INSTITUCIONAL

El mimetismo institucional y competencial, expresión que formuló Herrero de Miñón, y fue desarrollado desde principios de los años 80 en de los Estatutos autonómicos, ha supuesto confusiones y errores en cuanto modelo de desarrollo autonómico.

Los poderes institucionales y competenciales de las autonomías deben configurarse en torno a las propias finalidades que les definen, que no son las de un Estado, y así, velar por la distribución territorial del poder (como contrapeso democrático en lealtad a los valores constitucionales) y la igualdad ciudadana (a través de la solidaridad interterritorial).

Pues las instituciones y órganos de distribución territorial del poder político deben responder, entre otras, a una finalidad de entendimiento entre la diversidad de ciudadanos que conviven en los territorios que conforman un Estado. Por tanto, se debe concretar en una serie de instituciones, órganos y personas que respondan a sus finalidades y valores propios. No tiene sentido, pues, que ese trípode de institución/órganos/personas se componga de los mismos elementos que los que velan por las finalidades y principios del Estado.

Porque la distribución territorial no tiene como fin crear 17 Estados (¿o acaso fue y es esa la única intención de los poderes autonómicos catalanes, vascos y otros?). Eso no sería un proyecto común, sino 17 intenciones que se ponen de acuerdo en cooperar para conseguir cada una “su aspiración”.

Olvidarse, o corromper, las finalidades y valores de las instituciones, diluirlas entre camuflajes y mimetismos, como se ha hecho a lo largo de tres décadas, lleva finalmente a su degradación, y de ahí a las rupturas y enfrentamientos como los que vivimos actualmente.

Dialogar, siempre; pero en democracia, es preciso también indicar las reglas de juego para que el diálogo no se pervierta ni sea un comodín: para qué y sobre qué queremos y debemos dialogar es tan importante como el propio diálogo, pues, en definitiva, se trata de que la palabra “compromiso” se llene de contenido para todos.

Paz de Torres

VP Asociación Por la Calidad y Cultura Democráticas

Un espectáculo vergonzoso

Captura de pantalla 2017-10-04 a las 18.21.36

Los editores de la Fundación ¿Hay Derecho? (con la que esta Asociación mantiene un Acuerdo de Colaboración desde el 01/06/2016)  han publicado el post titulado “Toda vergüenza puede ser también una gran oportunidad”.

Me uní a la conversación sobre este post con el comentario que se reproduce a continuación. Se transcribe aquí para los seguidores de nuestro blog que no hubieren visitado el prestigioso blog de la Fundación ¿Hay Derecho?

A mi juicio, se trata de un texto tres veces desafortunado:

  1. Porque ignora que la legítima defensa está reconocida por todas las legislaciones del mundo, lo que es aplicable tanto a las personas como a las instituciones
  2. Porque califica de “espectáculo vergonzoso” la actuación de las fuerzas de seguridad el 1-O, sumándose así al peor periodismo partidista. Mi punto de vista es este: http://bit.ly/2yn8efk
  3. Porque sugiere como una posible solución el referéndum dual que propuso Víctor Lapuente. Mi punto de vista es este: http://bit.ly/2vtOSzB

Interpreto que a los autores de este post no les habrá satisfecho plenamente el mensaje de Felipe VI sobre Cataluña, http://bit.ly/2yH7pds. Mi punto de vista es este: la intervención del rey merece un 10 sobre 10.

A todo lo cual le sigue el siguiente intercambio de mensajes:

  • Ignacio Gomá Lanzón @Ignaciogoma: “Para mí el discurso del Rey también merece aplauso. Le sugiero que lea el post de hoy
    • Felipe Gómez-Pallete: “Cierto! Queda claro que mi interpretación (“a los autores de este post no les habrá satisfecho plenamente el mensaje de Felipe VI”) no era correcta. Acepte, por favor, mis disculpas”
      • Ignacio Gomá Lanzón: “Aceptadas y agradecidos por el interés y el comentario. Saludos”

Felipe Gómez-Pallete Rivas

Presidente de la Asociación por la Calidad y Cultura Democráticas

 

 

Procés: un pulso desigual

Captura de pantalla 2017-09-20 a las 9.21.16

Me siento impotente y triste. Noto un enojo enorme, rabia, en una palabra. La causa de tanta desazón es la desigualdad que observo en el pulso entre la Generalitat de Catalunya y el Gobierno de España.

La desigualdad a la que me refiero está pasando desapercibida entre los analistas y líderes de opinión. No es la desigualdad que lleva consigo un pulso entre el todo y una de sus partes. Ni la que se aprecia al comparar la envergadura de ambos, se mida como se mida, por PIB, kilómetros cuadrados o número de habitantes. Ni siquiera la desigualdad en la calidad de los argumentos en torno a la democracia, a su ideal y su praxis, que exhiben unos y otros. Nada de todo esto es lo que me desconsuela. La desigualdad que me entristece es muy otra.

La independencia es la promesa de un orden nuevo. Los políticos catalanes “del procés” han creado y vendido con éxito un producto imbatible, para tener a sus pies una ciudadanía anestesiada por lo novedoso: no hay nada más atractivo y apetitoso como una “novedad”, algo que nos permita dejar de lado las cansinas dificultades de temas ya conocidos y todavía sin resolver.

Continue Reading →

Corruption as a symptom

cabecera-0

The English version of “Luces y sombras de la corrupción en España” is now available under the heading Corruption as a symptom. It is a short essay issued some months ago, on the launch of a noteworthy collective work, La corrupción en España, coordinated by Víctor Lapuente.

This Association is not oblivious to the contemporary restlessness, upheaval and discontent, triggered altogether by this weighty problem. Nearly every other Spaniard thinks that, only second to unemployment, corruption is by far the most worrying problem, way above the rest of our current concerns.

Why are we unable to cope with corruption? In a forthcoming post, we shall try to answer this by offering a Decalogue: The 10 main reasons that, in our view, explain why corruption is sternly undermining both public and private institutions. One of these 10 answers is the authorities’ persistent denial to acknowledge and embrace corruption, not only as a problem, but also and primarily as a symptom.

Please click on the following link to download Luces y Sombras.

Please click on the following link to download Corruption as a symptom.

 

Best Regards,

Paz de Torres

VP, Association for a Democratic Quality and Culture.

Por una nueva Ley de Régimen Local

cabecera-1

La ley española de régimen local es manifiestamente mejorable. Tal como está, en cada ciudad o pueblo se elige cada cuatro años, por votación popular, cierto número de concejales, de los cuales sólo unos pocos ocuparán cargos de gobierno municipal, mientras los restantes no desempeñarán cargo alguno. Aproximadamente la mitad se dedicarán únicamente a poner palos en las ruedas del gobierno municipal (en otros términos, a hacer oposición). Es obvio que esto da lugar a una eficiencia que rara vez sobrepasa el 50%.

Por otra parte, un vacío legal permite que cada Ayuntamiento decida libremente los sueldos de sus concejales y de su alcalde, lo que da lugar a situaciones tan dispares y demenciales como que en algunas localidades los miembros de la Junta Municipal no cobren por su trabajo, mientras en otras disfruten de sueldos mayores que el presidente del gobierno de España.

Finalmente, el hecho de que el alcalde sea elegido por la Junta y no por los ciudadanos, permite situaciones tan absurdas como que dicho cargo recaiga en el representante de un partido o agrupación de electores que obtuvo un sólo concejal en las elecciones, o incluso en un tránsfuga (un concejal que ha abandonado el partido en el que militaba cuando fue elegido), a quien apoyan otros grupos, usualmente también minoritarios, que entre todos alcanzan la mayoría frente a grupos más votados por el pueblo.

No todos los países tienen el mismo sistema de gobierno municipal. Veamos, por ejemplo, el que rige en la ciudad de Berna, capital de Suiza:

  • El gobierno municipal está formado por un alcalde, un tesorero, y cinco miembros del Consejo Municipal, todos ellos elegidos individualmente por los electores. Cuatro de los miembros del Consejo representan a uno de los cuatro distritos en que se divide la ciudad, y son elegidos por los votantes de dicho distrito. Los otros tres representantes son elegidos por todos los votantes de la ciudad.
  • El Consejo Municipal, presidido por el alcalde, que sólo vota para deshacer empates, se reúne dos veces al mes, a las 7:30 de la tarde, para resolver los asuntos que le conciernen. Sus miembros no abandonan sus actividades profesionales y no cobran ningún sueldo por su actividad política.

Es evidente que la capital de Suiza despilfarra menos el dinero del contribuyente que la mayor parte de las ciudades españolas. Sólo dos personas entre los elegidos trabajan a tiempo completo y cobran sueldo. Compárese con los 57 concejales de Madrid y los 41 de Barcelona, todos ellos dedicados a tiempo completo a las actividades políticas. Por otra parte, los cargos de gobierno del Ayuntamiento de Madrid son sólo 11 (no pueden rebasar un tercio del número de concejales).

Sin llegar a la situación de Berna, es evidente que la ley española podría modificarse para mejorar significativamente la situación actual. Veamos unas pocas sugerencias:

  • El número de concejales debería reducirse a la mitad de los actuales, o incluso más, hasta igualar el número de cargos públicos a desempeñar.
  • Los concejales elegidos deberían ocupar los cargos sin tener en cuenta el partido al que pertenezcan. La distribución de cargos (incluido el de alcalde) debería ser automática, por aplicación de la ley d’Hont. Esto obligaría a los concejales de todos los partidos a colaborar en el gobierno municipal, eliminando el papel desairado de la oposición.
  • Los sueldos de los miembros del equipo de gobierno del Ayuntamiento deberían estar establecidos por ley de acuerdo con baremos apropiados, en función del número de habitantes de la localidad.

Todos estos cambios podrían realizarse sin necesidad de modificar la Constitución Española.

Manuel Alfonseca.

Profesor. Novelista. Divulgador. Dr. Ingeniero de Telecomunicación.

Recibido: 24 agosto 2017

Te invitamos a participar

cabecera

Nos complace anunciar a nuestros seguidores el lanzamiento de la iniciativa Perspectivas críticas, en una primera fase de prueba septiembre 2017 – febrero 2018.

En esta breve Guía encontrarás las bases para participar. Su lectura te puede ocupar entre 2 y 3 minutos. Aceptar esta invitación es compatible hasta con la agenda de la persona más ocupada del mundo. Y puedes hacer mucho bien en favor de la mejora institucional de nuestro país.

Mañana editaremos el primer post. Nos lo ha enviado Manuel Alfonseca, profesor, novelista, divulgador y Dr. Ingeniero de Telecomunicación.

¡Anímate! Esperamos tu colaboración, escrita o audiovisual, como comentario de actualidad o artículo de opinión, como crónica o entrevista, según el género y el formato que prefieras.

Muchas gracias.

Saludos cordiales,

Paz de Torres

Vicepresidenta de la Asociación por la Calidad y Cultura Democráticas.

Una Guía muy práctica

cabecera

“La Calidad Democrática” exige, entre otras muchas cosas, aprender y comprender la realidad para poder ir adaptando nuestras reglas y formas de convivencia cívica a cada época que vivimos.

Nuestras sociedades muestran cada vez mayor incapacidad de integrar diferentes culturas, paradójicamente en un momento de globalización y mayor facilidad de acceso a ellas.

Los problemas de convivencia y seguridad que refleja el “terrorismo yihadista” actual nos recuerdan lo imprescindible que es más que nunca comprender y diferenciar las claves de la realidad que nos rodea.

Por ello, la Asociación se compromete en esa labor continua de aprendizaje y ofrece esta Guía sobre el islam y sus diferencias y relaciones con países árabes y grupos terroristas.

Pulsa aquí para descargarte la Guía en formato pdf

Pedro Canales, periodista con una dilatada experiencia internacional y autor de esta Guía, nos ha permitido difundirla a través de nuestra página. Desde aquí le agradecemos vivamente su generosidad.

Podéis enviar vuestras sugerencias como comentarios a este post o a info@ccdemocraticas.net. Muchas gracias por vuestro interés y la difusión que creáis oportuno hacer de esta Guía.

Saludos cordiales,

Paz de Torres

Vicepresidenta de la Asociación por la Calidad y Cultura Democráticas.

Reseña de un libro necesario

cabecera

Me complace sobremanera presentar el último libro del destacado institucionalista español Rafael Jiménez Asensio, Cómo prevenir la corrupción. Integridad y transparencia, Editorial Catarata, Madrid, 2017, 189 pp. Con esta nueva obra, el profesor Jiménez Asensio viene a sumar un nuevo título a su ya extensa bibliografía.

En el esquema que acompaña a estas líneas, se muestra la estructura del libro, dividido en dos partes:

  • Primera Parte: Prevenir la corrupción por medio de la ética y la integridad
  • Segunda Parte: Prevenir la corrupción con una transparencia efectiva

Mapa conceptual

Estas categorías se corresponden con las establecidas por Pierre Rosanvallon, en su reciente obra Le bon gouvernement, como dos de los imperativos del buen gobierno y ‘democracia de confianza': Imperativo sustantivo e imperativo instrumental.

La distinción entre ambos planos es uno de los temas recurrentes en el pensamiento académico y la práctica profesional de Rafael Jiménez, como profesor de Organización Constitucional del Estado y como consultor de Administraciones Públicas.

Se trata de un esquema del que el profesor Jiménez Asensio viene ocupándose reiteradas veces en su blog La Mirada Institucional y sobre el que mantiene una posición crítica, firme y clara: “La primacía debe estar siempre en el lado de la integridad (aspecto sustantivo) y no de la transparencia (carácter instrumental). En nuestro país hemos cambiado el relato: lo trascendente es lo instrumental, mientras que lo sustantivo se adjetiva. Cosas del subdesarrollo institucional”.

El libro concluye con una propuesta concreta para incorporar las dos dimensiones preventivas: la creación de “una suerte de Alto Comisionado para la Integridad y la Transparencia, de configuración unipersonal (…) nombrado parlamentariamente (…) con funciones de prevención, difusión, unificación de criterios y supervisión de las políticas de integridad y transparencia de las diferentes instituciones públicas”.

Espero y deseo que esta reseña sirva para la difusión entre nuestros seguidores y sus redes sociales de esta obra que no dudo en calificar de necesaria en el momento actual de nuestra sociedad.

Saludos cordiales,

Paz de Torres

Vicepresidenta de la Asociación por la Calidad y Cultura Democráticas.

El orden de los factores

cabecera

Desde que elaboré la reseña de la obra colectiva sobre la corrupción en España, coordinada por Víctor Lapuente, sigo con mucho interés sus escritos. El rigor y claridad con que expone sus opiniones me parecen sobresalientes. Este profesor e investigador en el Instituto de Calidad de Gobierno de la Universidad de Gotemburgo es, a mi modo de ver, uno de los analistas políticos de habla hispana más destacados de la actualidad.

Su reciente tribuna, Un referéndum dual, es una propuesta brillante, razonada y oportuna sobre la cuestión catalana. Como quiera que esta Asociación nació, entre otras cosas, para promover la cultura democrática entre los ciudadanos, y hay aspectos de la argumentación desarrollada por Víctor Lapuente que mis colaboradores y yo no alcanzamos a comprender, escribo este post para solicitar su ayuda y aclaración.

El referéndum dual que propone el profesor Lapuente consta de tres pasos:

  1. “Las Cortes Generales deberían permitir, primero, una consulta no vinculante en Cataluña sobre si sus ciudadanos desean un cambio en el modelo territorial o no”
  2. “Tras un prudencial periodo de negociaciones, las fuerzas políticas representadas en las Cortes harían una propuesta de relación territorial con Cataluña”
  3. “Llegado ese momento, nos encontraríamos ya en condiciones de plantear un referéndum dual en todo el territorio nacional”

Permítasenos la siguiente refutación en clave, si se quiere, metafórica. Opinamos que la secuencia propuesta por el profesor Lapuente entra en conflicto, o bien ignora:

  • La Teoría General de Sistemas, pues el autor propone comenzar por consultar a una parte sobre la configuración del todo: Paso 1
  • La Propiedad Conmutativa, pues para el caso que nos ocupa -restar, dividir- el resultado final viene determinado por el orden de los factores: Paso 1, Paso 2 y Paso 3

Muchas gracias, de antemano, por ayudarnos a comprender y desenredar este nudo.

Saludos cordiales,

Felipe Gómez-Pallete Rivas

Presidente de la Asociación por la calidad y Cultura Democráticas

Cómo demoler la Administración pública

Captura de pantalla 2017-07-13 a las 11.26.01

En Una Administración pública obsoleta, @CarlesRamio, profesor de Ciencia Política y de la Administración en la @UPFBarcelona,  ofrece una análisis brillante de la situación. Se trata de un texto para enmarcar y colgar en todas las dependencias junto al retrato del jefe del Estado. @jitorreblanca, jefe de Opinión en @el_pais, no ha dudado en recomendar su lectura en su cuenta de Twitter.

Y tras el diagnóstico, en la tribuna puede leerse el tratamiento que propone su autor: “Nuestro modelo de Administración pública exige un cambio radical solo posible si se dinamita su modelo organizativo (…) Estamos planteando descartar todo lo que hay ahora y definir un imaginativo modelo futuro”.

Evidentemente, el profesor Ramio no está sugiriendo el empleo de explosivos o máquinas de demolición para, después, proceder a la inauguración de una nueva Administración creada, así, ex novo.

Entonces, ¿cómo proceder? Por paradójico pudiera parecer no existe mejor forma de ‘dinamitar’ estructuras obsoletas que practicar la mejora continua. Y aquí radica el problema. Pues, al aplicar los métodos de mejora continua “ocurre una y otra vez, siempre, lo mismo: que nada vuelve a ser como era antes. Existe demasiada experiencia acumulada y recogida en los anales de las ciencias de la administración como para poner en duda lo que digo. Estos métodos arrasan todas las malas prácticas que encuentran a su paso (…) Y como los líderes son, por lo general, gente muy inteligente, ven de antemano lo que se les viene encima si aceptan zarandear el árbol de las connivencias y los intereses creados; un árbol cuya sombra, de un modo u otro, les protege. Una revolución”. Así se lo explicaba el presidente de nuestra Asociación a Dani Jiménez en una entrevista para Noticias Positivas.

No hay dinamita más explosiva (y necesaria) que esta: Contra el vicio tan español de empezar de cero y, después, inaugurar (foto incluida), la virtud de comprometerse públicamente en qué aspectos mejorar y cuánto en materia de gestión de recursos humanos, de gestión financiera, de incorporación de robots a la plantilla, y de tantos y tantos otros aspectos a los debe prestar atención cualquier tipo de organización humana.

“Es ahora el momento de poner manos a la obra en la tarea de modernizar la Administración pública” dice el profesor Ramio. ¿A qué estamos esperando?

Saludos cordiales,

Asociación por la Calidad y Cultura Democráticas.

La corrupción según Eddington

Cabecera

Esta Tribuna (http://bit.ly/2tLJhFd), publicada recientemente en la edición digital de El País, es una invitación a considerar el fenómeno de la corrupción desde una perspectiva distinta de la habitual. Este cambio de óptica permite proponer un modo diferente de luchar contra la corrupción.

El autor defiende la necesidad de adquirir el hábito del perfeccionamiento continuo: “… una nueva práctica institucional, pública y privada, desde la Casa Real a la última pyme, que recorra España y señale el camino de la mejora permanente como una vía eficaz de combatir la corrupción” y, así, evitar la obsolescencia de la maquinaria administrativa de todo tipo de organizaciones humanas.

Saludos cordiales,

Asociación por la Calidad y Cultura Democráticas.

Comisión para la Calidad Democrática

Cabecera1+2

El presidente de nuestra Asociación fue invitado a comparecer ante la Comisión para la auditoria de la calidad democrática, la lucha contra la corrupción y las reformas institucionales y legales, con el fin de informar sobre temas relacionados con el régimen y la financiación de los partidos políticos. La sesión nº 10 tuvo lugar recientemente, el miércoles 17 de mayo.

Reproducimos aquí el esquema de su intervención:

Figura. Esquema

Dentro del vídeo de la sesión nº 10 17/05/2017 facilitado por el Congreso de los Diputados, aquí puedes ver la comparecencia de Gómez-Pallete:

  • Exposición inicial = 00:00 – 22:29
  • Turno de preguntas  = 22:29 – 39:13
  • Respuestas del compareciente = 39:13 – 53:37

Y aquí puedes leer el Diario de Sesiones (pp. de 26 a 34): http://bit.ly/2qVfIQh

Agradecemos vivamente al presidente de la Comisión y representante del Grupo de Ciudadanos, Antonio Cantó García del Moral, a Juan Pedro Yllanes Suárez, representante del Grupo CUP-EC-EM, a Artemi Rallo Lombarte, representante del Grupo Socialista y a Eloy Suárez Lamata, representante del Grupo Popular, así como a Fernando Galindo, Letrado de la Comisión, el interés con que acogieron los planteamientos expuestos, la calidad de sus intervenciones y la perfecta organización del acto.

Saludos cordiales,

Asociación por la Calidad y Cultura Democráticas.

Conferencia de Enrique Barón Crespo

Captura de pantalla 2017-05-06 a las 9.40.41

Enrique_Barón Enrique Barón Crespo, presidente del Parlamento Europeo (25 de julio de 1989 – 13 de enero de 1992) nos remitió recientemente el texto de su conferencia Ética y política en correspondencia al envío que le hicimos de nuestra reseña sobre una obra colectiva coordinada por Víctor Lapuente (La corrupción en España, Alianza editorial, Madrid, junio 2016).

Por su gran interés, claridad expositiva y la actualidad de los temas que analiza, editamos aquí la reseña publicada en el Seminario digital “Crónica Popular”     Ética y política

“ Interrogarse sobre la relación entre ética y política es una reflexión que debe hacerse toda persona que quiera dedicarse a la gestión de la “res publica”. Cuáles son las razones que la motivan, dónde está y dónde va. La ética se conjuga en tiempo de presente, la política en tiempo de futuro. En una democracia pluralista, la interrogación sobre la actitud moral que debe adoptar la persona con responsabilidades políticas debe ser un ejercicio cotidiano”.

 

Saludos cordiales,

Asociación por la Calidad y Cultura Democráticas.

 

Una reseña: ensayo sobre la corrupción

Cabecera

¿Qué entendemos por corrupción y cómo luchar contra este fenómeno?

Estas son las dos grandes cuestiones sobre las que versa la obra colectiva La corrupción en España (Alianza Editorial) coordinada por Víctor Lapuente, profesor e investigador en el Instituto de Calidad de Gobierno de la Universidad de Gotemburgo.

Se trata de una obra que, publicada hace unos meses, está pasando llamativamente desapercibida. En primer lugar, porque el libro constituye, de por sí, una sólida aportación a la bibliografía española sobre este fenómeno. Y también porque desde su aparición en junio del año pasado, la corrupción en España está alcanzando cotas no conocidas en nuestra historia reciente. Y, en estas circunstancias, cabría esperar que líderes y analistas repararan en la inteligencia reunida en este libro, movimiento que no parece estar produciéndose.

FGPFelipe Gómez-Pallete, presidente de esta Asociación por la Calidad y Cultura Democráticas, ha elaborado una amplia reseña de esta importante obra colectiva, un texto que mereció la atención de Ignacio Peyró, director de la edición digital de Nueva Revista.

Este es el enlace de la reseña publicada en el número 160 de la revista, correspondiente al mes de abril de 2017.

Si lo prefieres, aquí puedes consultar la edición pdf maquetada por nosotros.

Te agradecemos el interés que este trabajo pueda merecerte y la difusión que consideres oportuno hacer de él.

Saludos cordiales,

Asociación por la Calidad y Cultura Democráticas.

UA-39276970-1