La calidad bien entendida (y 6)

la-calidad-bien-entendida-y-6

Queremos llenar España de semáforos. En esta última entrega de la serie La calidad bien entendida resumimos qué es esto de los semáforos, por qué lo hemos diseñado así y cómo lo estamos haciendo. El para qué del asunto ya lo conocen nuestros seguidores: La iniciativa SIC (Sistema de Indicadores de calidad) es la primera actuación concreta que esta Asociación aporta para la mejora de la equidad social por medio de una ciudadanía más competente y comprometida, es decir, con una mayor cultura política.

QUÉ

Figura 1Pretendemos que estos semáforos lleguen a ser tan habituales como hoy lo son miles de símbolos internacionales que nos informan a diario en los aeropuertos y las playas, por carretera o en las calles de pueblos y ciudades. Cuando esta escena deje de ser una novedad incomprendida o digna de sospecha, y la consideremos tan habitual como las familiares banderas -roja o verde o amarilla- en una playa llena de bañistas, entonces, los ciudadanos (que habremos intervenido de forma determinante en ello) podremos distinguir, con una simple mirada, entre tres tipos de partidos: (a) los que practican la mejora de sus procesos internos de trabajo, (b) los que tienen previsto hacerlo y (c) los que ni siquiera se lo han planteado.

Figura 2Supongamos, por ejemplo, que Equo tiene en estudio la puesta en marcha un indiciador de calidad: Elevar el grado de experiencia internacional de sus cuadros, pues está muy satisfecho con los resultados que está obteniendo desde que puso en marcha estos dos indicadores: Mejora de la estructura de sus fuentes de financiación y Cobertura de los gastos de personal vía cuota de afiliados. E imaginemos que UPyD está comprometida y trabajando únicamente en la mejora (cuándo y cuánto) de la paridad en sus órganos de gobierno. Y supongamos que Vecinos por Torrelodones o Ciutadans no consideran necesario, por el momento, acometer estos métodos de mejora organizativa. Los logos de estas organizaciones políticas circularían por las redes sociales junto con sus respectivos ‘semáforos’ y, en época de campaña electoral, por qué no, los más adelantados harían valer sus progresos en la cartelería convencional.

Este sistema de símbolos (u otro aconsejado por los expertos en semiótica visual), más bien temprano que tarde, acabará por imponerse. Símbolos que nos hablarán a gritos de quiénes están comprometidos y quiénes no, y en qué medida, en la carrera por mejorar sus procesos de trabajo en torno a las personas y los dineros, en decir, al Trabajo y el Capital, y a la forma en que ambos factores de producción son organizados con el fin de elaborar los servicios que la sociedad demanda de los partidos.

POR QUÉ

Creemos que esta iniciativa es necesaria y urgente por una serie de razones:

a. Porque somos una sociedad recostada sobre el pasado. Por eso, cuando miramos al futuro (de la democracia, por ejemplo) lo hacemos por el retrovisor.  La búsqueda en Google del verbo “controlar” arroja casi 60.000.000 de resultados; la de “planificar”, poco más de 11 millones. Por otro lado, el verbo “revisar” cuenta con más 40 millones, mientras que “prever”, con 8,6 millones. Así medido, ‘al peso’ como diría un castizo,  vivimos 5 veces más preocupados por exigir cuentas de lo hecho, que interesados en conocer cómo vamos a mejorar las cosas en el futuro. SIC complementa el derecho a la transparencia del pasado con el compromiso sobre el futuro.

b. Porque lo reducimos (casi) todo a la economía. Por eso, nuestra mirada es congruente con el dios dinero y, en igual medida, miope. “Control presupuestario” es el mantra, es la consigna para impedir la corrupción, para exigir responsabilidades a los gestores públicos y para promover la participación ciudadana en el control de los asuntos que les confiamos.  ¡Nada menos! Pero nada más. Esta una de las máscaras que presentamos en la inauguración de esta Web.

c. Porque para asegurar la calidad de las instituciones es insuficiente cotejar los resultados con estándares externos elaborados por ‘los más prestigiosos expertos’ en la materia. Y ello, a su vez, por varias razones, a saber: porque la aristocracia del conocimiento debe complementarse con la opinión y participación de los ciudadanos; porque los estándares y los expertos tomados hoy por referentes provienen, en una u otra medida, de un orden superado; y porque la voluntad de mejorar debe surgir, no sólo por exigencia de un entorno que tiene derecho a saber; también debe responder a motivaciones propias, aunque solo fuera por un mero instinto de supervivencia de los partidos.

d. Porque el derecho fundamental de acceso a la información se circunscribe a un determinado tipo de informaciones convencionales. Informaciones que, agrupadas de una u otra forma, se refieren a los consabidos aspectos institucionales o, bien, a asuntos de relevancia jurídica económica, estadística y presupuestaria. No conocemos intentos por ampliar el abanico a informaciones provenientes de otros campos, como por ejemplo, el que es objeto de interés del SIC: información detallada sobre la mejora continua de los procesos internos de trabajo.

CÓMO

Inundar España de semáforos (entiéndase la metáfora) es una carrera de fondo con tres etapas:

Figura 31. Recabamos la participación activa de los ciudadanos. La propuesta de indicadores de calidad (como los que hemos venido introduciendo a modo de ejemplo) es una llamada en busca de sugerencias: ¿En qué crees que debe mejorar la forma de trabajar de los partidos? ¿Y el que tú votas? ¿Cuánto debe mejorar? ¿Por qué medios sugieres que lo intenten? ¿Cómo y qué variables medirías tú? De esta forma elaboramos la Guía con la que esta Asociación ofrece su apoyo a los partidos que decidan implantar métodos y técnicas de mejora de la calidad en el seno de sus organizaciones.

2. Esta Guía será, primero, sometida a la consideración de grupos de discusión y, después, contrastada con la realidad en aquellas formaciones políticas que deseen participar en proyectos-piloto: ¿Vecinos por Torrelodones, Equo, UPyD, Partido X, Ciutadans? son, en principio, candidatos más probables que los grandes partidos, cuyas organizaciones se encuentran próximas al ‘estado universal’ que formalizó Arnold Toynbee: momento –previo a la desintegración– en el que los líderes se creen fines en sí mismos. 

3. Ayudando a los propios partidos a difundir los avances conseguidos, a lo largo y ancho de la sociedad toda: los ciudadanos que lo hemos exigido y hecho posible con nuestras aportaciones. Para ello no concebimos mejor estrategia que la de ofrecer nuestro empeño a los líderes ya consolidados en estas materias, entre los que destacamos, por ejemplo, a Access Info. Hoy, en España, vivimos “momentos de efervescencia, de múltiples iniciativas (…) de ebullición de inquietudes” como dicen los expertos que nos apoyan con sus testimonios. Es hora de unificar esfuerzos y optimizar recursos tras la explosión de iniciativas. Esta Asociación desea, con este ofrecimiento, dar un paso en este sentido: conservando la diversidad de enfoques, aumentar la eficacia en favor de todos.

Cordiales saludos,

Asociación por la Calidad y Cultura Democráticas

¿Te gusta este post? Compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

3 Responses

  1. Víctor Sampedro sep 18, 2013 —

    Entre las muchas virtudes de esta iniciativa, resultan encomiables dos:

    (1) Su calado democrático: comporta la corresponsabilización organizativa de los partidos y su compromiso explícito en la profundización de la calidad de nuestro sistema político.

    (2) El tono positivo que transmite, a pesar de la crítica de fondo de la que arranca: sin medias tintas ni paños calientes, pero con un cuidado exquisito.

    Tras este resolutivo post, la ACCD debe de pasar a la acción. Cuentan con todo mi apoyo y nos arremangamos en cuanto digan.

  2. ccdemocraticas oct 01, 2013 —

  3. Ricardo oct 09, 2013 —

    La utilización de estos semáforos me parece una idea fantástica por lo explícito del gráfico y por la rapidez con la que cualquier ciudadano comprendería el contenido con tan solo una mirada fugaz hacia él. Aún así, pienso que para poder llegar a todo el mundo es necesario que el contenido, el significado del gráfico, tiene que llegar con la misma facilidad para que sea efectivo. Creo que esta iniciativa que pretendéis poner en práctica es más que necesaria y os aplaudo por ello, pero echo de menos aquí esa misma simplicidad para la comprensión de la misma. Los ciudadanos estamos tan saturados y desencantados con todo lo que significa política, que hemos llegado a un punto de hartazgo tal, que ya no prestamos atención y pasamos por alto cualquier escrito, reivindicación o idea. La acción es lo único que puede hacer que el compromiso y la preocupación vuelva a ser un hecho. Si esa acción tarda en llegar, y/o es necesaria la implicación de gran parte de la ciudadanía,al menos que el contenido llegue de una manera rápida.

    Si escribes en cualquier buscador: PP, PSOE… Lo primero que aparece es el enlace a la página de dicho partido. Qué bueno sería que antes de dicho enlace apareciese el semáforo.

    Por la creencia en la necesidad de lo que estáis llevando a cabo, contad con mi apoyo.

UA-39276970-1