No, no nos abrirán

no_no_nos_abriran

“No, no, no nos abrirán” coreaban los partidos políticos hasta hace poco tiempo. Forzados por las circunstancias, parecen haber emprendido el camino de la transparencia. ¿Anuncia la Ley de Transparencia el final de nuestros males? Rotundamente, no. Por varias razones, entre otras, estas dos:

  1. No hay ninguna medida que, por sí sola, sea “la” solución de la actual crisis social.  Cada medida puede ser, por sí misma, necesaria pero nunca será suficiente.
  2. La transparencia ilumina el pasado, no el futuro. Depender solo de ella equivale, por tanto, a ir a remolque de las circunstancias.

Matriz 2x2 (1)Dejarse seducir por la transparencia, es limitarse a mirar lo que ilumina y desentenderse de lo que oculta. Y lo que permite la Ley de Transparencia no es otra cosa que ocultar la falta de compromiso de los partidos políticos en materia de calidad democrática.

Como expusimos recientemente, “La transparencia es una exigencia ineludible y representa el control que ejerce la sociedad sobre las instituciones. Mientras que la calidad es un compromiso interno, libremente adoptado y hecho público por las instituciones”.

Además de apostar por la transparencia, el partido necesita comprometerse públicamente con el cumplimiento de una agenda democrática de mejora continua. De este modo, el partido estará en disposición de ganarse la confianza de sus militantes, de sus  potenciales electores y de la ciudadanía en general. Pero ¡ojo!, la transparencia puede improvisarse; basta con publicar lo que estaba oculto. En tanto  que la mejora de la calidad democrática de los partidos no se improvisa: requiere, además de voluntad política, método de trabajo. ¿Qué partido o movimiento ciudadano será el primero en adoptarlo?

Cordiales saludos,

Asociación por la Calidad y Cultura Democráticas

¿Te gusta este post? Compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

3 Responses

  1. Jose Carlos Herrero mar 02, 2014 —

    Estoy de acuerdo con la premisa que la transparencia es necesaria pero no suficiente. Sin embargo, en mi oipion, la mejora de la calidad es tambien necesaria pero no suficiente. El mini articulo me recuerda lo que se decia en “My Fair Lady”: “words, words, words…show me”. En otras palabras hablar de la necesidad de la calidad politica es necesario, pero hay que hacer mucho mas. Se necesita describir que es la calidad del que se habla.

  2. Por contestar a José Carlos Herrero, la calidad democrática se puede describir empleando una serie de parámetros para los que existe un importante respaldo científico. Con ellos, hay instituciones que elaboran ‘rankings’ o ‘barómetros’ periódicos de la calidad de las diferentes democracias.
    Eso no quiere decir que haya unanimidad sobre esos parámetros ni sobre el peso de cada uno en el establecimiento de un índice global de calidad democrática, pero sí hay un buen grado de consenso de cuáles serían los más importantes, y son ellos los que vienen a definir el concepto mismo de Democracia, en sus distintos niveles.
    Además de los muchas veces considerados como esenciales y que son simplemente los definitorios de las democracias básicas o ‘electorales’ como la representatividad (periódica, real y eficaz) y la libre participación, estarían los que definen un grado de democracia más avanzado, por ejemplo, la amplitud real del régimen de libertades, la competencia electoral real o existencia de opciones en el fondo distinguibles, la eficacia o capacidad de respuesta del sistema hacia sus ciudadanos, la transparencia o rendición de cuentas ‘en vertical’ (de representantes a representados), la consideración de las minorías en el cultivo de la tolerancia y el respeto (la cultura cívica), el grado de aplicación efectiva de las leyes, la separación real entre poderes con rendición ‘transversal’ de cuentas entre ellos, etc.
    En la web de la ACCD hay referencias interesantes sobre todo esto. Con esta base teórica trasladada al funcionamiento de los partidos como protagonistas de la particular crisis política de este país, los investigadores de esta asociación están terminando de elaborar un sistema de indicadores de calidad democrática (SIC) cuyo concepto ya se ha presentado también en la web y que pretendemos poner pronto en práctica (no words, all show!).

  3. ccdemocraticas mar 05, 2014 —

    Muchas gracias, Ernesto, por la anécdota que narras en tu comentario y por seguir los progresos de nuestra Asociación. ¡Seguimos!

UA-39276970-1