Polonia. Ley de memoria histórica

cabecera-1

Recientemente, los medios españoles y de otros países han atacado con énfasis la aprobación de una ley de memoria histórica en Polonia, que amenaza con multas y cárcel a quienes nieguen la supuesta versión oficial de la historia de las persecuciones contra los judíos durante la segunda guerra mundial. En palabras de un artículo de El País:

El relato oficial de los hechos sostiene que los polacos no tuvieron nada que ver con la persecución de los judíos y se volcaron en intentar salvar el mayor número posible. Los principales historiadores del Holocausto en Polonia aceptan que muchos polacos se jugaron la vida al tratar de ocultarles, pero mantienen que un número terriblemente alto denunciaron o asesinaron a sus vecinos judíos y participaron en pogromos durante y después del conflicto. Sostener esto último se ha convertido en delito en Polonia, penado hasta con tres años de cárcel.

Otros medios españoles, como La Vanguardia y El Mundo han coincidido más o menos con este análisis. Para intentar sacar una imagen más completa de la realidad, me he tomado la molestia de consultar también medios polacos. Lo que he averiguado es esto:

  1. No se trata de una ley nueva, sino de una enmienda a una ley anterior, con un único punto. Las acusaciones de precipitación que se han hecho al parlamento polaco no pueden sostenerse.
  2. La enmienda en cuestión dice que cualquier persona que públicamente y en contra de los hechos atribuya responsabilidad o corresponsabilidad a la nación o al estado polaco por crímenes cometidos por el Tercer Reich alemán, u otros crímenes de lesa humanidad, o crímenes de guerra, estará sujeto a una multa o encarcelamiento de hasta tres años. El mismo castigo afectará a quien “reduzca groseramente la responsabilidad de los verdaderos perpetradores de estos crímenes.”
  3. Después de la aprobación de la enmienda por las dos cámaras del parlamento polaco, la ha firmado el presidente Duda, quien lo ha justificado diciendo que lo que se castiga en dicha enmienda es la atribución de los crímenes de guerra nazis a la nación o al estado polaco. La nación polaca difícilmente puede ser acusada de nada, como cualquier otra nación. En cuanto al estado polaco, durante la segunda guerra mundial no existía, porque Polonia estaba conquistada y dividida territorialmente entre Alemania y la Unión Soviética. Lo que se castiga, por tanto, es que se mienta.
  4. A pesar de todo, el presidente ha enviado la enmienda al tribunal constitucional polaco para que decida si con ella se ha producido una transgresión de la libertad de expresión.

No es verdad, por tanto, lo que dice El País en el párrafo citado más arriba, que se intenta negar que muchos polacos denunciaron a judíos ante el Tercer Reich, lo que los llevó a la muerte. De hecho, el presidente Duda lo ha reconocido. Pero eso es muy diferente a la atribución de la responsabilidad a un estado polaco que entonces no existía, que es lo que prohíbe la enmienda.

Otra cosa es que esta enmienda pueda utilizarse abusivamente. Pero me temo que eso puede ocurrir con cualquier ley de memoria histórica, que no es difícil que se convierta en Ley Mordaza. Polonia no es el primer país que ha hecho una ley semejante.

Manuel Alfonseca

Profesor. Novelista. Divulgador. Dr. Ingeniero de Telecomunicación.

 

Recibido: 8 febrero 2018

Ilustración: Letras sueltas. Colección particular FGP #20150322

__________________________

NOTA de la ACCD. De acuerdo con las normas de participación en esta Sección de Perspectiva Críticas, los derechos y la responsabilidad de los contenidos son del autor. La Asociación se honra con dar difusión a las piezas (texto, voz, imagen) que recibimos.

¿Te gusta este post? Compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments are closed

UA-39276970-1