Serie: La calidad bien entendida

(i) Presentación de la serie y resumen de las seis entradas de que consta
(1) Qué es un indicador de calidad: Compromiso, mejora, futuro
(2) Qué significa un indicador de calidad: Al menos, ocho mensajes
(3) Dónde aplicar los indicadores de calidad: En los procesos, no en el producto
(4) Transparencia versus Calidad: Responsabilidad del pasado vs. Compromiso futuro
(5) Círculos virtuosos Partidos-Ciudadanos: De la mediocridad a la calidad
(6) Plan de acción en tres fases: Guía, Grupos de discusión y Difusión

En La calidad bien entendida explicamos los fundamentos del Sistema de Indicadores de Calidad (SIC). Aquí ofrecemos tres razones por las que recomendamos la lectura de esta serie:

1. Porque los esfuerzos que se vienen haciendo por detener el deterioro democrático responden a una mirada que es preciso ampliar. La mirada sobre el pasado que distingue a los movimientos actuales debe completarse con el atrevimiento que supone hurgar en el futuro. Del mismo modo, el interés por los efectos dañinos debe perfeccionarse con el análisis de sus causas últimas. Y todo ello debe hacerse desde un punto de vista global, no meramente económico. El SIC se levanta sobre la voluntad de conjugar pasado y futuro, causas y efectos, con una visión que supere la mirada exclusivamente economicista.

2. Porque la lucha contra la corrupción –uno de los efectos más corrosivos del deterioro democrático–, se traduce en un tipo de medidas que, a la vista está, no es suficiente. Por eso, además de promover toda suerte de cambios constitucionales, nuevas leyes y decretos con los que reconducir la situación, es menester actuar en el corazón mismo de la arquitectura del sistema democrático. Esta propuesta  supone analizar de forma sistemática y continua las posibilidades de mejora organizativa de las instituciones, al modo de cómo lo promueve el SIC.

3. Porque  la mentalidad con que se mira y se acomete el necesario cambio de rumbo se deriva de la interpretación de un mundo y una época que están dejando de ser los nuestros. Por eso, prosperan eslóganes como transparencia, accountability o rendimiento de cuentas, defensa de derechos fundamentales, respeto a las minorías, etcétera. Un esfuerzo titánico, necesario pero manifiestamente insuficiente porque no estamos en una época de cambios sino en un cambio de época. El SIC convierte este aparente juego de palabras en un programa práctico de actuación.

serie-la-calidad-bien-entendida

Miradas, medidas y mentalidades que Calidad y Cultura Democráticas propone no arrinconar ni enmendar, sino antes al contrario, complementar. Y proponemos hacerlo indagando en las intenciones, no sólo en lo realizado; en los procesos, más allá de los productos; en las causas, sin detenerse en los efectos; no sólo por la presión social, también por necesidad de los propios partidos. Estos son los principales ejes sobre los que hemos construido el Sistema de Indicadores de Calidad: una propuesta práctica de mejora continua.

La lectura de esta serie es, por todo ello, una buen oportunidad para superar la zona de confort intelectual que hasta ahora nos permitía interpretar la calidad a la antigua usanza. Y una oportunidad, también, para percatarse de que la calidad bien entendida…empieza por uno mismo.

Cordiales saludos,
Asociación por la Calidad y Cultura Democráticas

¿Te gusta este post? Compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments are closed

UA-39276970-1